Comunicado de UEF España sobre el debate del Estado de la Unión (14 de septiembre de 2016)

La UE no es la fuente de la globalización descontrolada, sino la única forma de mitigar la desigualdad y la injusticia que produce una globalización ingobernable por los Estados-nación, como apuntó Verhofstadt, líder de la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (ALDE). Del discurso del presidente Juncker del pasado 14 de septiembre de 2016, se deduce que la respuesta a las distintas crisis que padece el continente solo puede ser más y mejor Europa, y no menos, como pretenden nacionalistas y populistas, incapaces de entender que solo construyendo una democracia supranacional es posible garantizar la paz y el progreso económico, social y moral de Europa, y del conjunto de la Humanidad.

La Unión de Europeístas y Federalistas de España (UEF España) quiere manifestar su apoyo a las iniciativas pro-europeas que se presentaron ante el pleno del Parlamento Europeo con ocasión del debate sobre el Estado de la Unión por el Presidente de la Comisión y miembro del Partido Popular Europeo (EPP), Jean Claude Juncker, y por los líderes de los grupos parlamentarios europeístas que mostraron su deseo por avanzar en la construcción de una Europa más unida y democrática.

La Unión Europea se encuentra hoy ante una encrucijada con múltiples caras: bajo crecimiento económico, alto desempleo, aumento exponencial de la pobreza y la desigualdad, posible salida del Reino Unido de la Unión, etc. Al mismo tiempo Europa debe atender a los millones de refugiados que huyen de la guerra y las violaciones masivas de los Derechos Humanos, combatir el terrorismo y reforzar la cohesión de su política exterior y de defensa.

La inseguridad que sienten los ciudadanos de la Unión ante esta cruda realidad no son ajenos al auge de la xenofobia y el euroescepticismo: constituyen causa y efecto de una situación dramática pero con soluciones posibles. A pesar de ello, los Estados Miembros siguen sin dotar a la Unión de las competencias necesarias para abordar de manera eficaz estos retos y sin impulsar una verdadera Unión política que permita al mismo tiempo una acción eficaz y democrática ante estos problemas y una rendición de cuentas clara de las instituciones hacia los ciudadanos.

En particular, celebramos que el Presidente de la Comisión haya propuesto las siguientes iniciativas: seguir asistiendo a los refugiados incluyendo una especial atención a los menores no acompañados; la creación de un Cuerpo Europeo de Solidaridad compuesto por jóvenes voluntarios, entendemos que en el marco del existente Servicio Voluntario Europeo; el establecimiento del Cuartel General permanente para la coordinación de la Europa de la Defensa; el refuerzo de la Garantía Juvenil y la ampliación hasta 600.000 millones de euros del Plan de Inversiones para Europa.

Sobre este último punto, es importante tener presente que para que el Fondo Europeo para las Inversiones Estratégicas alcance tal dimensión, es preciso disponer de nuevos recursos propios, como el Impuesto sobre las Transacciones Financieras, y la tasa sobre el carbono, y emitir deuda pública europea, tal y como propone la campaña del New Deal 4 Europe. Las inversiones deben además concentrarse en el fomento del desarrollo sostenible, la bioeconomía, y la lucha contra el cambio climático. La lucha contra el fraude fiscal, los paraísos fiscales y la ingeniería fiscal para la evasión de impuestos por parte de las grandes multinacionales son, asimismo, un elemento fundamental en la consolidación de la unión fiscal y el aumento de las inversiones públicas.

En lo relativo a la agenda social, valoramos la importancia del establecimiento de mecanismos de garantía infantil además de juvenil, un seguro europeo contra el desempleo, la lucha contra el dumping social y el trabajo precario positivamente, tal y como insistió Gianni Pitella, líder del grupo de la Alianza Progresista de los Socialistas y Demócratas del Parlamento Europeo (S&D), así como la desaparición de la palabra “austeridad” del discurso de Juncker según remarcó Pitella.

UEF España ha echado en falta en el discurso de Jean Claude Juncker un mayor compromiso con la culminación de la Unión Económica y Monetaria, pues es imprescindible complementar la moneda única con un pilar fiscal y financiero que la estabilice, y con una dimensión social más definida (salario mínimo europeo, inserción laboral, integración de los refugiados, etc.), todo ello sostenido con la legitimidad democrática que se derivaría de la Unión Política.

Asimismo, UEF España entiende que el Banco Central Europeo debe seguir apoyando a la economía de la Eurozona, mediante la inclusión de los hogares en el programa de crédito dirigido en este momento únicamente actualmente a la banca, para así impulsar la demanda interna europea mediante una transferencia monetaria directa a tipo de interés cero y amortización perpetua.

En conclusión, la UEF España celebra contenida y críticamente el fondo y la forma del debate sobre el Estado de la Unión y emplaza a los líderes europeos a que asuman su papel en un momento histórico trascendental reconociendo que la agenda europea pasa por la federación como medio para salvaguardar nuestro modelo de equilibrio social, la prosperidad y la justicia en una Europa Libre y Unida.